miércoles, 29 de octubre de 2014

UN SISTEMA NACIDO POR Y PARA LA DELINCUENCIA.

No es que sea la manzana que está en el cesto, pocha y agusanada, sino que es el árbol de donde cayó, que esta podrido desde las raíces, hasta la mismísima copa.

No cabía esperar otra cosa, teniendo en cuenta quienes araron la tierra (con su padre y otro buey), cavaron el hoyo con sus cuernos, y plantaron el árbol (la Democaca) con el culo.





23 DE JULIO DE 1.969. EL ENTONCES PRÍNCIPE, DON JUAN CARLOS DE BORBÓN, PRESTA JURAMENTO DE FIDELIDAD A FRANCO Y A LOS PRINCIPIOS GENERALES DEL MOVIMIENTO NACIONAL 


Perjuros a quienes se  les unieron los cobardes que vivieron emboscados en las cercanías del Régimen; traidores que convivieron con los etarras que atentaron contra el almirante Carrero Blanco, y a casi mil personas más, que sin su ayuda jamás podrían haber llevado a término, y monárquicos sin rey, que no tuvieron cojones para luchar por "el monarca sin reino", que tantas visitas recibiera en Portugal, donde vivía muy bien (cojonudamente, mientras España la estaba pasando muy jodidamente) gracias al dinero franquista.


Que el sistema está pensado, creado y llevado a la infame práctica para llevárselo crudo y vivir como pachás, no hay más que analizar el camino delincuencial que ¡Todas! las instituciones del Estado, sin obviar una sola, han recorrido durante estos casi cuarenta años (que pesan como cuarenta siglos) que lo estamos soportando que, creo no habrá nadie ajeno a todos esos sinvergüenzas, a quien le haya pasado desapercibido.

A España, todos estos, la han convertido en la primera potencia en invención y puesta en marcha, de infinitas formas de robar al Estado y a los españoles decentes, honrados, trabajadores y temerosos de Dios, desde el escalón de la política oficial, que deja en bragas la capacidad inventiva de Thomas Edison, y de toda las personas que con él colaboraron.


A tal puto (perdón) punto han llegado en su profesionalización, que han llegado a inventar una "industria" absolutamente milagrosa pues, sin elaborar ninguna clase de producto, su funcionamiento económico es de las pocas actividades que están creando un movimiento económico que sería muy conveniente en las otras ramas de la industria nacional.

La industria petrolera; la industria de bienes de equipo; la industria cementera... ¡Nada de nada! Lo que más beneficios ha creado, para todos estos cacho de cabrones, es la industria FACTURERA. Empresas fantasma que se dedican en cuerpo y alma a la fabricación de facturas falsas, que cobradas a las distintas instancias estatales, gubernamentales, autonómicas y municipales se pagan, repartiendo beneficios entre cobradores y pagadores. Así, es como han dejado a nuestra patria en la ruina, mientras ellos se pasean en coches de alta gama.

Esto que estamos pasando hasta el día de hoy, es solamente la punta del iceberg. !!!Ya veréis cuando estalle lo gordo!!!

Publicar un comentario