lunes, 15 de septiembre de 2014

¡JAMÁS PASA NADA!.

Son como anti España. Los españoles, a su pesar, que intentan vendernos el paralelismo entre lo que proponen en Escocia, y lo que proponen cuatro golfos en Cataluña. Gente dañina, nacida para eso, retorcer el brazo a la verdad, hasta lograr glorificar a la mentira. No por que no conozcan la verdad, sino por que les jode conocerla plenamente, por eso la quieren borrar; y es que son como los cerdos de cuatro patas que, felices revolcándose en la mierda (con perdón) alcanzan el orgasmo de la GORRINA.


España es como un campo de la Meseta Central, donde los españoles seriamos las magnificas espigas de sanos granos de trigo; pero, como pasa en esos trigales por magníficos que sean, entre los surcos, dañando la base de las espigas, está la cizaña; la improductiva y dañina grama. Eso son los anti España; la mala hierba que reptando por la tierra va dañando todo cuanto encuentra en su camino; si no, al menos lo intenta.

Esta mañana, en el coche, camino de nuestro pequeño negocio (mi hijo Rufino me iba martirizando cariñosamente) obligándome a escuchar "Radio Bolchevique" en su matinal SERvicio a la mentira, la desinformación y al servilismo a toda la izquierda piojosa, lendrosa y garrapatosa del país.

Entre "tan selecto equipo de tertuli-anos" un individuo, que ha encontrado un lugar en mi recuerdo por su horrible cara, su mala leche y su peor discurso (un mal gallego, de los pocos que hay en aquella hermosa y generosa tierra española), mintiendo con la acostumbrada desvergüenza de la que desde siempre han venido haciendo gala los jodidos rojos, se ha permitido la mendacidad de decir que Escocia y Cataluña son dos naciones sin Estado (esta gente, con las gilipolleces que a sabiendas sueltan para ser metabolizadas por imbéciles, son las que me dejan helado de nata y fresa). Tu, cabronazo ¿cuando Cataluña ha sido una nación? Como jamás voy a recibir contestación, lo diré yo ¡NUNCA! Escocia, si fue una nación independiente desde el 858, hasta 1603. 

Independientemente que lo que ocurra en las islas británicas con los deseos de independencia, a mí, me importa un "guevo"; mi interés se cifra en que se impida por las autoridades competentes, en que a nadie se le permita robarme la pequeñita, pero muy querida parte de cada una de las regiones españolas que a mi me pertenece; igual que les pertenece a cada uno de los 47 millones de españoles.

Las cosas son muy diferentes en España y en Escocia, y entre los portadores de las coronas de  Inglaterra (País de Gales, Escocia, Irlanda e Inglaterra) y España; mientras Isabel II advertía de la gravedad de lo que se decide el próximo jueves, nuestro recién estrenado don Felipe VI, palia la preocupación que le produce el tema de Cataluña, asistiendo y entregando la copa del Mundo de Baloncesto, en el Palacio de Deportes de Madrid. ¡Que tesón! Con la cantidad de trabajo que su ocupación le debe proporcionar. No hay más que ver su rostro:

y es que en este país... ¡Jamás pasa nada!.

Publicar un comentario