martes, 18 de febrero de 2014

VIAJE INFRUCTUOSO.

Viaje, con muchas posibilidades de ser infructuoso de Consuelo Ordóñez, presidenta de COVITE, a La Haya.

El viaje de Consuelo tenia como objetivo presentar denuncia ante el fiscal del Tribunal Penal Internacional con sede en La Haya, denuncia por crímenes lesa humanidad contra la organización criminal ETA, y contra 10 de sus máximos responsables.

Vano intento se me antoja, de que prospere la denuncia, al menos, la que se presenta contra los Otegi, Pernach, y el Petardo Barrena (apellido muy vasco), por una razón que se cae por su propio peso, y por la felonía de los componentes de aquel Tribunal Constitucional que, haciendo lo que le mandaba el "Memo de León", legalizó para España las organizaciones paridas por la antigua Herri Batasuna, la cara publica de ETA, todas ellas en las listas internacionales de organizaciones  terroristas. Entonces, es posible que el fiscal de aquel tribunal internacional, les diga que "si ustedes en España, han legalizado aquellas organizaciones, de esa manera también a sus militantes, esta fiscalía poco le queda que hacer por su caso". 

Por otro lado, si tenemos en cuenta la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, con sede en Estrasburgo, y la dócil aceptación de nuestro "querido" Gobierno, ¿que se puede esperar de la justicia comunitaria? Nada, porque parece que seria normal que aquellos magistrados que tengan que estudiar el caso que les propone Consuelo Ordóñez, es algo, personalmente suyo, que ni siquiera le interesa al Gobierno de España, con lo cual: viaje baldío.

El Tribunal está ahí, en La Haya; pero tu razón, admirada Consuelo, no les interesa una "mica"; seguro que les es más digno de su interés el que a los asesinos etarras se les acerque a su casita.

Una lástima, respetada compatriota, no haber seguido el ejemplo de Alemania con sus terroristas de la Baader Meinhof, a quien les dio "tan mala vida" que alguno de aquellos asesinos, prefirieron acabar con sus vidas descerrajandose unos "bocatas" de tiros de pistola (de donde sacarían las pistolas) a pesar de estar internados en una prisión de Alta Seguridad donde ni una aguja podía pasar sin ser detectada por el sistema de seguridad. Tampoco impresionaron al Gobierno italiano los escrúpulos europeos para acabar con las Brigadas Rojas; ni a Francia para acabar con el Frente de Liberación de Córcega. 

Los altos tribunales europeos está ahí, y el interés de nuestra seguridad, está aquí, pues vale. ¡Mira tú que bien! Pero ¡España es Diferente! sobre todo, en estos casos, cuando en el Gobiernos están los "mansos", en vez de estar "los Bravos". ¡Aquellos tiempos en el que se administraba la pena de muerte a los asesinos de ETA...!

Publicar un comentario