miércoles, 12 de febrero de 2014

NO ENTENDEMOS LA PELÍCULA.

Pregunta en la emisora de radio, "Onda cero": ¿Ve usted bien que la justicia española pueda encausar a mandatarios extranjeros?

¡Tiene GÜITOS la pregunta! No son los jueces que tenemos capaces de llevar al día los conflictos propios, y se van a ocupar de lo ajeno (¡no tenemos para pan, y si para estampitas!). ¿Para qué existen los organismos europeos y mundiales? ¿Qué pinta un juez español al que se le escapan por las ventanas de su despacho los pleitos por resolver, enchufándose en casos que atañen a una justicia superior? Quizá es que la existencia de esos organismos, es simplemente tramoya, creados solo y exclusivamente con el ánimo de colocar, con magnifico sueldo, a unos cuantos inútiles, "ganao desecho de tienta", que sobra en las muy nutridas filas de chupópteros de los partidos políticos. ¡Será que aquí, entre nuestros mandatarios no tendrían tajo! 

No parece serio porfiar con la posibilidad de que jueces españoles, con la "ejemplaridad"  de algunas actitudes lánguidas, y lo estrambótico de ciertas sentencias, sean capaces de zambullirse en tan proceloso mar.

La respuesta de los escuchas de Ondacero, 75% en contra, por un 25% a favor, deja perfectamente nítida, la opinión que sobre los "justicieros patrios", tenemos los españoles. 

Los españoles, como espectadores, no entendemos la película que nos muestra la justicia al uso; no entendemos como es posible que las instrucciones judiciales que afectan a políticos a quienes, por descaro y chulería, desenmascaran su natural desvergüenza, se dilaten años y más años, hasta que, en algunos casos, parte de los delitos que conforman el pleito, llegan asombrosamente a prescribir; tal vez, porque eso sea lo que se busca desde el partido político al que pertenece el juez actuante, que suele ser el mismo al que pertenece el sinvergüenza de turno. 

Y, como todo es Justicia, en el dudoso caso que el golfo salga reo, siempre queda instancia superior con "derecho" a indultar: el Gobierno en turno.

Publicar un comentario