martes, 14 de junio de 2016

¿ES POSIBLE QUE NO HAYA NADA MEJOR?.


Mi imaginación, sin el necesario freno de la inteligencia -que le voy a hacer- se me suele disparar con más frecuencia de la que debería ser, según me dicen personas más cualificadas en las cosas del seso, que me dan un toque de atención, por lo que me pudiera pasar.

Los consejos -digo yo-, las personas con suficiente autoridad, deberían dar sólo aquellos que se puedan seguir, y a personas que tengan la capacidad de poderlos aprovechar; que no suele ser mi caso. Con lo que siguiendo con el tema de mi disparatada imaginación desparramada por el éter -como diría el hermano rojo de los Machado-, la fotografía que encabeza mi articulillo, me acerca, insisto, imaginativamente, a otras fotografías de asuntos que, a pesar de lo que se diga por ahí, seguro que resultan menos dañinos para la buena salud de nuestros intereses, si no es que a uno le ha tocado la china.

¿Sirvió de algo el debate? La pregunta es tramposa porque, mientras no se esté ante los resultados de "La Juerga bis" del 26 de junio, vale cualquier respuesta de entre su infinita variedad pero, la que parece más cercana a la futura realidad es que, cualquier resultado que se de, no traerá la menor felicidad a los habitantes de este país, ni a los españoles que estamos aquí exiliados.

Los problemas se dividen en tres individualidades; el problema en sí; la solución; y el paisaje.
El problema, aquí y ahora, es la Democracia (Democaca; Memocracia; Cabroncacia); la solución, su Desaparición; y la tercera de las divisiones es el Paisaje; que es el lugar en el que nos encontramos todos los que habitamos en este país, menos los que chupan y rechupetean del cada día más exhausto pezón del Poder 

(ya les daría yo, para que fueran mamando).

Sentado en mi destartalado sofá (comprado durante el franquismo, ahora no puedo cambiarlo, y no es porque no quiera deshacerme de una antigüedad); ante mis ojos, reforzada mi visión con unas gafas; en la pantalla de la "Uno" de televisión, (otra jugada de mi imaginación) los cuatro "aspirantes". 

¿Es posible que entre tantos millones de ciudadanos de este país no haya nada mejor? La pregunta me salió "del tirón" -que dice la nueva gilipollesca progresía-, pues parece ser que esas son las únicas valiosas perlas del collar que, si Dios no lo remedia, una de ellas, apretara durante los cuatro próximos años con toda sus fuerzas nuestro cada día más escuálido pescuezo. 

Al menos Del Bosque, tasada la escasita calidad individual y colectiva de sus seleccionados, se ha llevado como la mejor de las ayuda a San José que, aunque ayer lunes -a la hora de la siesta-, en la victoria ante Chequia por un gol a cero, no saltó al césped del terreno de juego, si hizo cuanto pudo desde el banquillo para lograr la victoria. En la política amenazante que se cierne sobre nuestras cabezas, de momento, ni siquiera nos queda la esperanza de la "celestial" posibilidad. Así que no va a haber otra posibilidad que fruncir el ano, tirar "pa lante".

Eloy R. Mirayo.



Publicar un comentario