viernes, 15 de abril de 2016

BANDERAS REPUBLICANAS EN AYUNTAMIENTOS DE TODA ESPAÑA.

La aparición de banderas republicanas en los balcones de algunos ayuntamientos ponen en primera página, por un lado, cuánto cabrón anda suelto, y por el otro lado nos aclara que el Gobierno de España, es un Ente timorato sin autoridad, a quien cualquier hijo de puta le puede mear en el bolsillo del pantalón, sin recibir la respuesta apropiada.

La bandera de la II República, que dicen los rojos de mierda y los simples que les hacen coro, para mí, que con todo orgullo juré esta ¡gloriosa!, 

es un trapo que me merece menos respeto que la porción de papel higiénico con el que me limpio el ano  cada mañana, una vez concluida mi deposición, una parte más bien dura, y el resto en calderilla. 

Dicho lo dicho, vuelvo a la falta de autoridad de este, y de los anteriores gobiernos habidos desde la defunción del Caudillo.

Aquel cambalache entre gentuza para nombrar a la Asamblea Constituyente, ilegal en su origen, es, como para la comunidad cristiana, el Pecado Original que, después de miles de años ahí sigue. Seguramente hasta que ese Paco decida emparejarlo con el pecado de sacrilegio para su desaparición.

Es, desde aquella fatídica fecha, 20 de noviembre de 1975, que la Autoridad Moral está desaparecida en España; por esa razón es por lo que unos golfos cualquiera, se permiten el lujo de pegarle una patada en los mismísimo cojones al Estado Español, sin que el Gobierno -aunque esté en funciones- asuma su deber de defenderlo de esos ataques. Es absolutamente ilegal que ese jodido trapo, desteñido en una de sus bandas, ondee en balcones de ayuntamientos, o de las sedes de cualquiera de las demás instituciones del Estado.

Ante tamaña ilegalidad, rayana con la sedición, como muestra la fotografía, los delegados del gobierno debería haber tomado la decisión de mandar a las fuerzas de la seguridad del Estado, para retirar esa inmundicia, y para arrestar a todos aquellos mamones que fueron los responsables. 

¿Qué hubiera ocurrido si el pasado día 1 de abril en el balcón un ayuntamiento cualquiera en el mástil central una bandera de España con el escudo del águila de san Juan, elegante ondease al aire primaveral? Pues, sin ponerse a hacer un erudito estudio sociológico en profundidad se podría decir que, inmediatamente "hijos de puta sin frontera", en reunión urgente, exigiría el cese, y prisión perpetua para el alcalde "fascista", junto al resto del consistorio. ¡Ah! Y todos sus familiares, hasta la cuarta generación.

La corona del escudo republicano me recuerda lo de aquel gilipollas que quería que su hija hiciera la primera comunión por lo civil. 

La sevillana que ese trapo me inspira es la siguiente:

Fea, porque eres fea 
Como los monos del parque 
Como los monos del parque 
Y aunque tú madre no quiera
¡Fea te queas! 

En cambio esta otra que cantaba "El Pali", es un buen deseo, al que me apunto

El día que yo me muera, que no llore el Baratillo

Que no llore el Baratillo
El día que yo me muera
Que no llore el Baratillo
El día que yo me muera
Que no llore el Baratillo

Que no llore el Baratillo
Ni mi Piedad y Caridad
Ni mi Arco del Postigo
Ni mi Piedad y Caridad
Ni mi Arco del Postigo

Sólo le pido a mi Dios
De que no repique a duelo
La torre de la Giralda
Y tapen mi cuerpo frío
Con mi bandera de España


El día que yo me muera, quiero que la gente diga

Quiero que la gente diga
El día que yo me muera
Quiero que la gente diga
El día que yo me muera
Quiero que la gente diga

Quiero que la gente diga
Que mis últimas palabras
Fue decir: ¡viva Sevilla!
Que mis últimas palabras
Fue decir: ¡viva Sevilla!

Sólo le pido a mi Dios
De que no repique a duelo
La torre de la Giralda
Y tapen mi cuerpo frío
Con mi bandera de España

*********

Por Eloy R. Mirayo

Publicar un comentario