lunes, 22 de febrero de 2016

ASQUEROSAMENTE CURSI.

No hay cosa más asquerosamente cursi, que un baboso rojo cursilón, solo superado por un tropel de babosos rojos cursis fabricados en la factoría Podemos, "Fábrica de AMOR",
según los cursis "podecomunistas" pro leninistas, pro chavistas y ahora, pro maduristas Monedero y Pablo Iglesias.

Hay quien asegura que en su genuina imbecilidad cursípata, llegan al colmo de cursilería, al lavarse el vello público con champú de camomila para darle color oro a sus "cacharritos reproductores":

-con perdón- como estaréis viendo en la foto que, de verdad, no sé a quién le puede pertenecer, además a la "soporter". Por lo aseadito que se le ve, no parece que corresponda con el de alguna de esas féminas que asaltaron la Capilla de la Complutense.

Escuchar a Pablo "sobacos húmedos"

Iglesias, pedirle personalmente relaciones al apolíneo líder sociata Pedro Sánchez, "si yo voy a ser vicepresidente suyo, se nos tiene que ver juntos; salir juntos; pasear juntos". ¿De la mano?, pregunto yo.

Mi amiguete Braulio, personaje visionario y muy maligno -por ese motivo es mi amigo-, llega más lejos; me insiste en su opinión en cuanto a la "penetración" e implantación en las distintas hordas políticas nacionales -en la izquierda extraordinariamente- y por ello, la fuerza que tienen los de la banderita multicolor, que es mucho peor que el desgraciado desfile


al que anualmente nos tienen condenados a los madrileños decentes, entre los que cuento a aquellas personas que llevas su homosexualidad con discreción, la que todos debemos guardar. 

Sinceramente, yo no lo creo; pero, de lo que no cabe duda, es que ver al canijo podemista saltando como perrillo chico


haciendo carantoñas al perro grande

(solamente unas pocas pulgas más) si no una solicitud algo amariconada, si una proposición muy cursilona, para un físico tan desgraciado.

Son esas cosas raras, ese material del que se compone en su totalidad esta mierda pinchá en un palo que es esta Democaca; edificio de puerta amplia por donde entran ladrones "pelaos" con una mano delante y otra detrás y salen con los bolsillos de sus ropas carísimas llenos a rebosar, magníficas colocaciones con sueldos fabulosos y pensiones vitalicias.

La alcalde de Barcelona, la Colau, parece ser que ha intentado sin éxito hacer públicos los sueldos -no se para qué- de algunos de los huelguistas que tienen a "real y media manta" los transportes en aquella hermosa ciudad -al menos lo era antes de la Colau-; quizás también debería hacer público los euros que ella se gasta en bragas, y si son de fina lencería, de recio Retor


o de papel lija.

Yo creo que no vienen nada mal estas sevillanas. Se las voy a dedicar acompañándome con la guitarra. Así soy de generoso.

De agujeritos

De agujeritos
Te voy a comprar unas bragas
De agujeritos
Te voy a comprar unas bragas
De agujeritos

De agujeritos
Pa cuando te las pongas
Te entre fresquito
Pa cuando te las pongas
Te entre fresquito

Y con orgullo
Te voy a comprar unas bragas
Y con orgullo
Te voy a comprar unas bragas
Pal chocho tuyo.

Por Eloy R. Mirayo.

Publicar un comentario