martes, 12 de enero de 2016

EL ÚLTIMO RIZO.

Para que la Justicia cumpla con sus obligaciones es necesario que quienes tienen el encargo, con el necesario conocimiento de la materia, sean absolutamente independientes, sin más interés que el de impartir justicia.

Esa premisa que debería ser indiscutible, en España, los políticos de esta Democaca, se lo están pasando por el forro de sus caprichitos, desde el primero de los días en que empezó a funcionar esta asquerosa era, que los más gilipollas del lugar han bautizado con la cursilería de: Periodo Histórico.

Uno de los primeros casos en que la Justicia anduvo mirando para donde no debía, es el olvidado caso Flick: "Flick entregó más de 4 millones (un caso similar a lo de Venezuela; Monedero y Podemos) de marcos al Partido Socialdemócrata Alemán, para que éste, a su vez, lo hiciera llegar al Partido Socialista Obrero Español (PSOE), para ayudar a la campaña de Felipe González. Struck añadió además el detalle de que el dinero llegó a España en una maleta transportada por el señor Wischnevski, tesorero del partido socialista alemán, la cual había sido entregada a Felipe González, cuando éste sólo era el secretario general del PSOE". 

Naturalmente el señor González fue absuelto por el Congreso de los Diputados, con mayoría absoluta del PSOE.

A continuación saltó el asunto Filesa. "En Filesa quedó acreditada la financiación irregular del PSOE nacional con más de 1.200 millones de pesetas obtenidos de forma ilegal (7,21 millones de euros de 1990), equivalentes a 14,85 millones de euros en diciembre de 2012". Por un choriceo semejante, que fue a las arcas de PSOE, del que el señor Felipe González era Secretario General, solamente fueron sentenciados tres personajillos de tercera: José María Sala, Carlos Navarro y Aida Álvarez. La sentencia se dictó el 28 de octubre de 1997, después de que el instructor inicial rechazara el caso para dejarlo en manos de Enrique Bacigalupo (qué casualidad). José María Sala, condenado a tres años de prisión cumplió sólo dos de sentencia, al suspenderla el Tribunal Constitucional. 

Otro caso donde la Justicia se lució, fue en el caso, a lo Chávez y Maduro, del saqueo confiscatorio por parte del (¡cómo no!) PSOE de Felipe González, de la "Rumasa" de Ruiz Mateos que, como todos recordamos llevó de vacaciones perpetuas al Presidente del Tribunal Constitucional, herramienta con la que se perpetró el "suceso".

Y la prueba reina de cómo hacen funcionar a la Justicia Española, es el caso del GAL; durante la última legislatura de Felipe González como presidente del Gobierno de España. No me voy a tomar la molestia de explicar lo que todo el mundo tiene fresco en el recuerdo: de dónde salió; el número de víctimas; quienes aparecieron como responsables; y quien les sacó de la cárcel. Lo que quiero resaltar es que en todos estos casos que he traído a esta página de mi blog, el máximo responsable del PSOE era el señor González, don Felipe.

Cuentan las viejas del lugar que el virgo de la niña Juana -andaba por los cuarenta-, se perdió en "probaturas". No es el caso del socialista millonario Felipe González que, después de tantas probaturas, el "compañero" salió virgen. 

Pero, siempre queda el último rizo que rizar y, los españoles estamos a la espera de comprobarlo, con el juicio que se está llevando a cabo en Palma de Mallorca, en el que están implicados la hija y el yerno del rey que nos puso Franco (¡Qué ojo tuvo!)

De nuevo aquí, y deseando que a todos vosotros/as, todo os vaya de maravilla.

Un abrazo  y (¡joder como me apetece!)  ¡¡¡ARRIBA ESPAÑA!!!

Por Eloy R. Mirayo

Publicar un comentario