miércoles, 14 de octubre de 2015

"ECONOMÍA CON ALMA".

Es de imaginar que el señor Montoro no se extrañe del hecho que comente, lo extraño es que aún haya dentro del Partido Popular alguien que no esté avergonzado, habiendo en esa covacha tantas razones para estarlo. No solamente los "pepistas" que raramente tienen capacidad de avergonzarse; todos los españoles deberíamos estar avergonzados de esta "casta casposa" que son nuestra foto en el extranjero.

El Partido Popular, del brazuelo con el PSOE, como máximos representantes de la actual política -el resto de partidos han puesto su moñiguito


para que la mierda sea mas grande- se han dado la mala maña de dejar en "pelota picá" al rijoso sistema. Los españoles ya tenemos comprobado en nuestras maltrechas propias carnes sus desvergonzados entresijos. A pesar de ello, desgraciadamente porque no se vislumbra nada bueno en el horizonte, no tenemos más remedio que aguantar a "tipejos" salidos, vayan ustedes a saber de que coños, que con total desahogo y desparpajo, y sin el mínimo atisbo de
rubor, asaltan nuestros intereses de todo tipo, incluyendo los lúdicos y los espirituales. De manera especial los espirituales que tanto les jode a la nueva camada salida de la mugre.

Precisamente los del distrito de Salamanca, han perdido el culo quitando el enunciado "Fiestas de Nuestra Señora del Pilar" por el guarrindongo "Fiestas Populares del Distrito de Salamanca", excluyendo la procesión de la Virgen del Pilar.

Este sistema, la Democaca Casposa, se mueve principalmente a impulsos de eslóganes que ofrecen, con inmediatez que nunca llega, lo que preserva al eslogan, para posteriores ocasiones.

Es la diferencia; los españoles de mi juventud, vivíamos despreocupados de tantas cifras
incomprensibles, a conciencia, para que nos entretengamos; una especie de "Sudoku" indescifrable. Por aquellos "entonces" los españoles nos enterábamos por el NODO, y mas tarde por la tele, de que en alguna parte se había puesto una "primera piedra" de algo que, a su tiempo, volvíamos a enterarnos de que se había inaugurado, con la presencia de un auténtico Jefe de Estado.

Hoy, el eslogan es el que triunfa: "Economía con alma". ¡Mayestática gilipollez! La Economía no la hace bondadosa el alma de quienes la hacen funcionar, sino el cerebro de quienes la hacen prospera y generosa, también para aquellos -nosotros- que más necesitan de sus buenos resultados, por su aportación física en la partida. "Economía con alma" pero ¿de qué coño de Economía hablan? ¿La prestación de paro? ¿la limosna del subsidio cuando termina la prestación?.

¿Alguien tiene el censo de industrias de todo tamaño que estaban en función en 1975? ¿Alguien tiene el censo de las que están hoy funcionando? ¡Ya me gustaría tenerlo!.

El comunista Marcelino Camacho dijo que cuando él llegó a Madrid (camuflado para sembrar cizaña comunista) pudo elegir entre cinco grandes empresas de su sector. De la misma manera que Napoleón no encontró vírgenes en Francia para su coronación, hoy el kamaradoski Camacho, no encontraría una empresa donde hacer... lo que hizo.

Por Eloy R. Mirayo.

Publicar un comentario