lunes, 28 de septiembre de 2015

LA SUELA DEL ZAPATO.

"Una persona un voto". Esa afirmación, contando el número de votantes que se avinieron al asunto, y comprobando el raro reparto de escoños (no es errata), al que se ha llegado en estas elecciones en Cataluña, queda (yo lo creo) palmariamente demostrado que esa afirmación "una persona un voto", es la mayor mentira, pero única, de cuantas rezuma constantemente esta jodida Democaca.

Además de ser esta Democaca un sistema perverso y embustero, es una paridera de idiotas integrales, aquellos que no son hijos de puta.

Se preguntaba un camarada que como es posible que la gente caiga tan fácilmente en el engaño. Te equivocas, le dije, la gente tiene completamente asumido que estar engañada es la normalidad en la que han de vivir.

En esta cachupinada pueblerina en la que Arturo Mas y Oriol (siempre que escucho ese nombre me acuerdo del insecticida) Junqueras (apellido asturiano) han convertido las elecciones al parlamento autonómico de las provincias catalanas, todos se alegran de la abultada presencia de votantes metiéndola por la rajita, la papela en la urna (más les habría valido ponerla en la tablilla del water, y seguro que le darían mejor uso).

Todos se felicitan por haber acarreado a tanta gente hasta los colegios electorales. ¡Más del 77%!, pero nadie habla del casi 23% de catalanes que con su no asistencia le han hecho una descomunal "butifarra" a toda esa tropa de sinvergüenzas acanallados, que quieren robarnos un trozo muy querido de nuestra patria. Y no es baladí ese 23% de ausentes si se entiende que con solamente un 39%, los golfos han trincado 62 escoños (sigue sin ser errata).

No confundirse; este no es modelo ¿humano? del producto de limpieza "Don Limpio", porque es un sucio separatista sin dignidad, ni hombría de bien, capaz de venderse como puta del barrio chino, a los intereses bastardos del necio que vemos a su derecha, por mucho que, como Jesús en la cruz, en el monte Calvario, le veamos acompañado en la fotografía.

Comparar lo de este domingo en Cataluña, con una partida de ajedrez que acaba en tablas, es la mentira de un cabrón con pintas, de gran cornamenta que, lógicamente presenta un espacio radiofónico el la emisora que da SERvicio, a todo el rojerío sin discriminación, ni escrúpulo. 

Y es que el engaño hay que mantenerlo aunque sea tan notorio como el presentar unos comicios domésticos, como un plebiscito exigido por toda la población de Cataluña, cuando no es diferente a los comicios que cuando corresponde, celebran las demás comunidades autónomas españolas.

Este posiblemente puede que sea el ultimo asalto del combate en defensa de la unidad de España. Es cierto que durante estos últimos cuarenta años, por incapacidad intelectual y por egoísmo personal y de grupo, se ha permitido, y de alguna manera se ha ayudado a crecer al monstruo separatista; no se debe seguir permitiendo la insurrección de los enanos. Como a las cucarachas, se les debe aplicar la suela del zapato

para que no sufran patas arriba hasta morir.

Por Eloy R. Mirayo

Publicar un comentario