lunes, 4 de mayo de 2015

MALA AMISTAD SON LOS INTERESES EN EUROS.

Si había alguna duda de que Podemos es un partido al uso, los líos que vienen aflorando, a pesar de su hermetismo soviético, lo deja perfectamente claro; muy terco, digo yo que hay que ser, para que no se le disipen esas dudas a quienes las tuvieran.

¿Líos políticos? ¡No! Líos de intereses; la pasta en el horizonte porque, los "obreros" son muchos, y la mies, que hace unos meses parecía un inagotable maná, tiene la apariencia de que puede quedarse en poco más que un goteo. 

Mala amistad son los intereses en euros, para una organización ¿sin ánimo de lucro? como teóricamente son, o deberían ser, los partidos políticos en una seria Democracia, admitiendo el cocodrilo del Nilo como animal de compañía, aceptando la existencia de alguna Democracia seria.

El comunismo desvergonzadamente camuflado bajo la túnica Podemos, fue deslizándose sin sobresaltos porque los euros que llegaban, algunos cientos de miles con acento venezolano, parecían escasos hasta para cubrir los mínimos necesarios para cubrir los gastos de organización. Pero ahora, los dineros que entran por los eurodiputados y los que se olisquea que llegarán de los parlamentarios autonómicos, de los municipales y de los que se espera que lleguen desde el Senado y de las Cortes, ya no son cientos de miles, sino algunos millones, de los que hay muchos "puros" que se resisten a quedar al margen.

Ese es uno de los motivos del rito del PNN Monedero, cuando, por el asunto que tiene pendiente con el ministerio de Hacienda, supo que no iría en las listas, los que le condenaba a verlas venir, mientras otros agarraban pasta como lo hacen los de la casta. Eso si, con cara de repugnancia. 

Una carta desdiciéndose de lo que parecía unos días antes que lo tenía claro, nos indica que que el señor Monedero esperará los finales de mes, días de pago, con la sonrisa dibujada en su despreciable cara de dictador de barraca de feria; o más bien de comisario político de alguna de aquellas "chekas" (Fomento, Bellas Artes) que se hicieron trágicamente famosas durante la Guerra 1936-1939, en el Madrid rojo.

Los que hemos militado en algún partido político sabemos que los militantes transigen con mayor facilidad ante el nepotismo que ante el reparto de "beneficios."

Eso es lo que a mi me tiene expectante. ¿Veremos brillar las navajas cabriteras?.

España es un lugar en el mundo en que, a pesar de ser un país alegre, se hace famosa de una manera relevante la tristeza: "el Caballero de la Triste Figura"; "el Capitán Alatriste"; "el Camaradosky de la Triste Coleta."

Publicar un comentario