lunes, 20 de abril de 2015

VAMOS A ARREGLAR LAS COSAS PARA QUE QUEDEN PEOR.

Ese parece ser por los resultados alcanzados en Egipto, Irak, Afganistan y Libia, el principio de los EEUU y de los países pelotas que como perrillos yorsay 

andamos saltando y cabriolando al lado del can cerbero. 

Me contaron hace unos pocos meses que un pobre llamó a la puerta de una casa solicitando ayuda pues llevaba varios días sin comer; la señora de la casa viendo el lamentable estado en el que se encontraba el pobre,

le hizo pasar, le llevó la cocina, le invitó a sentarse; el pobre se resistía diciéndole a la señora que el con un trozo de pan, aunque fuese duro, se allanaba. La señora con su insistencia consiguió que el pobre se sentara y, cuando lo hubo hecho le puso sobre la mesa una cazuela de barro con doscientos gramos de angulas,

recién traídas de Aguinaga, una botella de vino de Rioja y una hogaza de riquísimo pan que su marido trajo de Valladolid. El pobre se resistía al banquete: "Señora; se lo agradezco pero yo con un trozo de pan duro, como Diógenes, me allano". "¡De eso nada! Usted, tranquilamente se va a tomar ese refrigerio, que además de ser muy nutritivo, tiene mucho fósforo". La señora mientras hablaba cogió el tenedor de madera y como si le estuviera dando la papilla al nene: "Una por papá, otra por mamá, otra por el abuelito, otro... " El pobre terminó con las angulas, el pan y el vino.

El problema vino después ya que el pobre era alérgico a las angulas y murió sin siquiera poder levantarse de la silla.

Es cierto que Egipto, Irak, Afganistán y Libia estaban en malas condiciones, debido, según se dice, a estar gobernados por malvados dictadores; sátrapas sin escrúpulos que tenían a sus habitantes subyugados y hambrientos, mientras que esos dictadores y sus cómplices en la gobernación vivían como en las Mil y Una Noches: grandes palacios con sensuales harenes y bellísimas odaliscas donde se daban grandes festines. Lamentable; muy lamentable el estado de aquellas gentes que vivieron bajo tan tremendo peso.

Ahora eso ya es pasado y esos países han cambiado de manera radical, ya no están aquellos dictadores; después del paso de las potencias (EEUU y sus yorsays)  las cosas son así:


Antes de las "angulas salvadoras" Egipto, Irak, Afganistán y Libia eran países gobernados por dictadores malignos -cuestión indiscutible- los habitantes estaba vejados, oprimidos y hambrientos, ahora con la ayuda de las más avanzadas democracias, no están vejados, ni oprimidos, ni hambrientos porque en grandes explosiones terroristas van muriendo. 

Publicar un comentario