jueves, 29 de enero de 2015

LO MEJOR ES ARRANCARLA.

No me cansare de decirlo, por cansino que pueda parecer. ¡Así es la Democaca!. 

Y así sus democaquitos.

Empieza a escucharse y a leerse en los medios de desinformación nacional, algo que define claramente a nuestra clase política: cobarde, desleal, traicionera y deshonesta.

A la aparición de una nueva "marca" del comunismo, al que la sociedad española parece ser que está respondiendo como ante Belén Esteban,

los "funcionarios" de los dos grandes partidos nacionales, según dicen los "mentideiros", está tratando de encontrar nombre con el que bautizar a la formación que resulte de la fusión de ambos. ¿Timoratos SL?

Estas son mis convicciones, si no les gustan, tengo otras... Esa es la leyenda que debería figurar en el frontispicio de las sedes de todos los partidos políticos.

Nadie discutiría que, como sucedió en Alemania, la derecha (PP) y la izquierda (PSOE) se hubieran unido para afrontar la profunda crisis que nos está sacudiendo o para hacer frente al terrorismo nacional y al de importación. Pero unirse para no perder su actual estatus, que les asegura las mamandurrias a las que andan apuntados, eso, solo se justifica desde la cobardía; la infidelidad; la traición; y la falta de honestidad -por no seguir la letanía-.

Cobardía

son gallináceos cobardes porque ni siquiera  tienen las

pelotillas de enfrentarse a quienes les pelean sus pesebres, que con la rapidez del rayo van avanzando por las pisadas que ellos van abandonando sin lucha.

Deslealtad; ni siquiera son leales a quienes les eligieron con sus votos, creyéndoles dignos de representarles en sus derechos; son desleales con las siglas de su partido y, lo más importante, son desleales a España.

Traicionera; porque no hay nada que desde su estatus político, no hay nada ni nadie a quien no haya traicionado; a las víctimas del terrorismo; a los ejércitos; a los trabajadores; a la vida, aprobando el aborto; a la Justicia, a la Ciencia y hasta a la viejita que a la entrada de un estación del Metro, vende pipas y caramelos.

Deshonesta; ¿Hace falta poner ejemplos? Ni usando para reseñar ejemplos un rollo de papel higiénico, tendríamos suficiente.

Los/as políticos/as son como la mala hierba que nace entre el buen cereal que se cultiva en Castilla. Lo mejor es arrancarla.

Publicar un comentario