viernes, 12 de diciembre de 2014

DEBATE DE TAHÚRES.

El centro del debate no debe ser si el presidente del gobierno de España, don mariano Rajoy

(foto tomada del diario El Mundo)

gana poco, sino que casi 500 personas de dentro de nuestra barroca y pintoresca oficialidad política, encuadradas dentro de las distintas categorías, cobra más; algunos golfos, muchísimo más, con la diferencia de responsabilidades que debe haber, entre uno, y los demás, en circunstancias normales. No se si estas, las que nos atañe a los españoles se mueven en la lógica normalidad.

No es cierto que -por ser el que hay-, el señor Rajoy cobre poco, porque a los casi 80.000 euros que cobra al año, porque a esos emolumentos hay que sumarles el que, todo lo que a las personas normales nos cuesta un riñón, vestimenta, alimentación, vivienda, transportes, veraneo, luz, agua teléfono, Internet, a él le sale por la patilla y, además, si la cosa no ha cambiado, hay unos dineros para gasto reservados, sin obligación de justificarlos.

No se puede tener la poca vergüenza de decir que el presidente del gobierno, con esas gabelas, cobra poco, cuando hay varios millones de españoles que cobran 1.800 euros al año, y se tendrían que pagar todo lo que al presidente le sale gratis, si con esos pírricos ingresos tuviera suficiente, que no. Y, aún hay algún millón más que sentirían felices cobrando esos 1.800 euros al año.

Loa tahúres de la prensa y la política

se empeñan en decir, con machacona insistencia que los políticos españoles cobran poco, respecto a sus colegas europeos. Quizás tengan razón, y que yo, con mi alto grado de ignorancia e incultura, no soy capaz de comprender las razones de peso en que se apoya el que nuestros políticos deberían estar homologados en lo económico como sus colegas europeos, mientras nuestros trabajadores y nuestro jubilados, no. Yo, vuelvo por la senda; no comprendo el por qué nuestros políticos han de ser igualados con sus colegas europeos en lo económico, pero que no se les exija que también deberían estar, para tener toda la razón, igualados en inteligencia y en preparación ética,

moral

e intelectualmente.

Y es que se echa de menos un estudio serio sobre el nivel de inteligencia y capacidad de todos los políticos europeos en función, y el lugar que, entre ellos, ocuparían los que desgraciadamente nos maltratan diariamente.

Lo que llama la atención es que, cobrando tan poco, ninguno lo quiere dejar, y hay multitud que, viendo lo que hay, se pirran por zambullirse ¡de lo que sea! en la interminable lista de (IMPEE) Inútiles Mal Pagados del Estado Español.

Publicar un comentario