miércoles, 15 de octubre de 2014

ASUNTOS “CALCAOS”.

El día 21 de noviembre de 1975 se abrió la caja de Pandora y, como nos cuenta la mitología griega, han saltado todos los males que había dentro, más PP, PSOE, PC. y todas esas siglas que andan por ahí, jodiendo a la marrana (que nadie se de por aludida, aunque se vea retratada) como propina cabrona. ¡Vaya mierda que había dentro!: 

La fotografía que vemos es una versión mejorada de la oficialidad gubernativa, en todas sus versiones. Aquí la vemos atravesada por un palo, con apariencia inofensiva; presa; inmóvil y como tristona pero, hay que verla en los lugares de trinque institucional e institucionalizado, lo ágil que se mueve; parece una "polvorilla".

Aquí, Julita, mi querida esposa, me dice que poner esa representación de un fruto cular, es una guarrería, y hasta es posible que tenga razón, pero ¿es que hay algo que mejor represente a este sistema y a casi todos (sálvese quien pueda) los individuos que le manipulan?.

La cosa no pasaría de anécdota, si no fuera por que quienes salen pringados hasta las cejas...

... Y no es así como se nos quedan.


Las mayorías silenciosas, lo son hasta que surge la chispa que prende y hace explotar su cabreo. La Historia mundial nos podría mostrar muchos ejemplos, y la Revolución Francesa (por no hablar de lo nuestro) podría servir de ejemplo a esta desvergonzada política.


Es muy difícil de justificar la necesidad de que el paisano se apriete el cinturón, cuando por doquier aparecen casos de corruptos que se llevan  millones de euros, por la cara, sin que para ellos se abran las puertas de los presidios. Ya hay quienes se ocupan de retardar las acciones judiciales, que les permita practicar a esos desvergonzados la técnica del ocultismo económico, minimizando hasta hacerlas escuálidas las consecuencias de sus rapiñas, si no es, como en el caso de las tarjetas de Caja Madrid, que un buen tramo del saqueo, casos han llegado a extinguirse ante la justicia.


¿Qué dureza de rostro es necesario disfrutar, para asistir a la ruina de una cuarta parte de los españoles (sin trabajo y sin vivienda), mientras los cargos políticos, la mayoría con una incapacidad intelectual demostrada (la ministra de Sanidad, por no seguir buscando), viven de cojón de pato viudo?. 

La línea delincuencial en España es como "El Día de la Marmota"; se repite y se repite milimétricamente, como si la vista se hubiera quedado enganchada de una foto fija. Y, es como si la política democáquita se hubieran fabricado una plantilla, y se la pasa por riguroso turno a los partidos, para que los "asuntos", fueran "calcaos", y nadie pudiera protestar más allá de lo que la galería permite.

Publicar un comentario