jueves, 11 de septiembre de 2014

¡A LOS CORRALES!

Se abrió el portón del coso del caserón de la Carrera de San Jerónimo. Esta vez con novillos de la vieja ganadería del PSOE, que dieron un juego desigual, unos momentos mal, y otros momentos peor.

El "ganao" del hierro sociata va de mal en peor, llegando al triste punto de echar de menos, si no la inteligencia, que a los socialistas se les da por ausente, si a la estrafalaria facha y mala leche del viejo buey (en sentido figurado) -el anterior Secretario General- , y la soberbia y mal estilo de la resabiada vaca (también en sentido figurado) su portavoz. 

Y es que una cosa es dar una aceptable planta en el campo abierto, entre jarales y romeros,



y  otra cosa muy distinta dar buen juego en la plaza, ante un espada, si no bueno, al menos veterano en las lides de esta Democaca.



La amenaza yihadista parece ser que para combatirla se está formando una coalición con la intención de usar las armas si los acontecimiento así lo aconsejan. En unas recientes declaraciones el reciente secretario de los socialistas, dejando ver que aún tiene el "pelo de la dehesa" dice estar de acuerdo con que España forme junto a los países coaliados, pero sin mandar tropas. Yo, a lo largo y ancho de mi dilatada existencia, he escuchado unos cuantos cientos de gilipolleces, pero ninguna como la lanzada por esta joya del socialismo patrio. Querer participar en una coalición en armas, y rehusar mandar las tropas que empuñen esas armas, es como apetecer comer huevos fritos,  sin querer que se rompan las cáscaras de los huevos ¡Tie guevos!.

España, si hacemos caso a las sospechas que se tiene, en cuanto a las intenciones de los yihadistas, debe entrar en la coalición que se está formando, porque España, es una de las fijaciones que tienen entre ceja y ceja estos fanáticos asesinos, capaces de las mayores atrocidades. Pretender que los demás, saquen nuestras castañas del fuego, como ya hizo Zapatero, con la huida de Irak, con la que ensució el honor de nuestro EJERCITO, es una cobardía solamente a la altura del Partido Socialista de España. Esa gente son los que practican el discurso de "juntémonos y que ellos vayan a la guerra".



Todo eso que vemos en color negro, son los territorios que los yihadistas, a sangre y fuego, dicen estar dispuestos a conquistar, y España, la más cercana, como aquel que dice. Nunca ha sido la valentía, ni inteligente, ni visceral, una de las más notorias señas de identidad del socialismo. Ellos, la izquierda, siempre han tratado de "hacer el trabajo" con el menor riesgo, y mejor si se lo hacen los demás, por lo que son consecuentes no queriendo participar en la defensa de nuestra patria. No quieren; vale, lo que no les vamos a consentir es que nos impidan a los españoles de verdad, cumplir con el sacrosanto juramento de defender a España, hasta la última gota de nuestra sangre.

Mal comienzo ha tenido el novillete rojo; milagro si no termina en los corrales.

Publicar un comentario