martes, 21 de febrero de 2012

¡VAYA SI LO PAGARÉIS!


Hay mucho desierto hasta llegar a la Mar. Veremos a ver si cuando lleguemos a la orilla no se nos ha olvidado nadar.

En fin, hoy toca hablar de lo serio. Y, lo serio, sigue siendo la lamentable situación en la que nos han metido la peor mezcla de gentes que se pude dar entre los seres humanos: los avaros banqueros que personifican a los modernos vampiros chupa sangre y los sinvergüenzas llegados al Poder, con el único deseo de enriquecerse con el esfuerzo de trabajadores, autónomos o empresarios honestos. Y no estamos pensando únicamente en los que nos ha tocado aguantar dentro de nuestras fronteras, no, esa casta-costra, esta extendida por todo el orbe. Y han alcanzado tal fuerza, que no existe movimiento económico, industrial, comercial o humano, que no sea fiscalizado y extraído, para si, el máximo beneficio, sin que les importe la ruina de los demás.

E hicieron un club en Europa, el Mercado Común, porque la capacidad de colocar sanguijuelas en las estructuras de los estados, al haber sido rebasada, necesitaban ampliar el horizonte, allende las propias fronteras, para seguir ampliando la capacidad de enchufe. ¡Ah! Pero ese club necesita dinero. Y crearon el BCE, para ampliar un poco más el número de cargos cojonudamente remunerados. Políticos, políticos y más políticos. Y son tantos los políticos que sus partidos, todos, no tienen fondos para pagarles los sueldos, los coches, las secretarias, los viajes representativos… y, ahí, aparece la Banca. ¿Qué pasa que se os ve mustios? “Que no tenemos dinero para desarrollar nuestra idea política. Que no tenemos dinero para hacer el bien a nuestro país”. ¿Para que están los amigos? “¿Tu nos darías el dinero que necesitamos?” ¡Claro, hombre! ¿Cuánto necesitas?  “xxxxxxxxx” ¿Tanto? “No te puedes imaginar lo que cuesta este trabajo de levantar nuestro país”  Vale, mañana te pasas por la oficina y desde mi despacho te hago la transferencia. “Hace falta que lleve algún documento para avalar el crédito”.  ¡Como se te ocurre! “de que forma hemos de pagarlo ¿Cuántos plazos nos das?” ¿Plazos? ¡Que tontería! De eso no te preocupes, ya lo pagareis ¡Vaya si lo pagareis! (Y, eso es lo que estamos haciendo, pagando con sangre, sudor y lágrimas lo que ha disfrutado, lo que está disfrutando y lo que disfrutará la casta-costra que forman el binomio letal e implacable: los banqueros y los políticos)

Europa, está padeciendo económicamente porque la industria no recibe el dinero necesario para poder seguir desarrollando su labor; el comercio no recibe el dinero necesario para poder seguir desarrollando su labor, lo que provoca la paralización total de la economía y eleva el número de personas que quedan registradas en las listas del paro. Pero, mira tu por donde, la banca si recibe ayudas, para cubrir su mal comportamiento dando créditos sin posibilidad de retorno a partidos políticos; hipotecas infladas por encima del valor de lo hipotecado; financiando aeropuertos sin aviones, que hicieron ricos a algunos políticos; entrando en negocios con constructoras desaparecidas. Estas gentes, los que han hundido el barco, ahora dicen que apretándonos el cinturón, en unos pocos años, el barco volverá a flotar fuerte y marinero. Es posible, pero ¿habrá quedado algún pasajero?

Anteayer hubo varias manifestaciones, de los rojos revueltos, sindicatos, pesoistas, comunistas y gentes de mal vivir, en protesta de la Reforma Laboral del PP. Tiene pelendengues la cosa; durante los últimos ocho años, con el PSOE en el gobierno, no hubo manera de que los sindicatos (el 10% de afiliación) y la patronal se pusieran de acuerdo; ahora, después de haber sido advertidos, el PP, por fin crea un marco de entendimiento, vienen los de siempre, el rojerío chulesco y monta el filoncillo. 

Por cierto, esto es para que nos demos cuenta de lo hipócrita de esta gente, CCOO y UGT, han puesto en el paro a 500 empleados, amparándose en las nuevas normas, las que dicen que abaratan el despido. ¿Hará lo mismo la señora Ana Valenciano -la que decía tener dos licenciaturas, la licencia de su perro y la de una bicicleta- ahora que se verán obligados a hacer un plan de austeridad? ¿despedirá con la vieja ley, o con la nueva? 

Publicar un comentario