miércoles, 29 de febrero de 2012

SOLAMENTE SON HUMANOS.


De los más de 6.800 millones de humanos que poblamos la Tierra, más de 1.000 millones pasan hambre y por ello muchos mueren, mientras un tercio de la producción alimenticia se tira a la basura en el primer mundo. 1.300 Millones de toneladas de alimentos al año que, si por si solas no podrían acabar con el hambre en países africanos; del sudeste de Asia; América Latina y hasta en el mundo industrializado, que aporta más de 15 millones de seres humanos que pasan hambre, en esta zona del Mundo donde hay gente que almacena propiedades; yates de lujo y de gran lujo, en los que te puedes perder en sus cubiertas; aviones; cuadras de caballos, algunos con un coste superior al millón de euros, que generan un coste diario superior a lo que algunas familias necesitarían para alimentarse; garajes con muchos automóviles de alta gama que lloran de aburrimiento porque su dueño solo se sube en el último que ha comprado; palacetes y casas, en todas las capitales de los países europeos más importantes y hasta en América, que apenas conocen o, que solamente saben de ellas por los impuestos que pagan; bancos que les proporciona muchos millones de ganancia al año, practicando la usura y la rapiña. En definitiva, gente acaparadora, con una leve apariencia humana, que prefiere tirar o quemar alimentos, con tal de que a nadie le aproveche.

Los 20 países más pobres de Mundo están en África: Etiopia; Somalia; Rwanda; Guinea; Benín; Tanzania; Costa de Marfil; Zambia; Malawi; Angola; Chad; R.D. Congo; Centofrica; Etiopia; Mozambique; Guinea Bassau; Burundi; Mali; Burkina Faso; Níger; Sierra Leona. Mi ánimo no es haceros pasar un mal rato, enumerando los lugares del Mundo donde muchos seres humanos mueren de hambre, diariamente. Ancianos que escasamente llegan a los cincuenta años; mujeres hambrientas de pechos flácidos y vacíos, que ponen en la boca de sus hijos, enfermos de raquitismo y hambre, para que extraigan de ellos la poca vida que les queda. 

Son procesión de almas sin apenas cuerpos; criaturas a las que miran en su propia tierra como si fueran animales apestosos, que  les hacen caminar de un lado a otro, por aquellos áridos terrenos, esperando alcanzar en algún sitio una ración de comida, mil veces peor que las sobras que nosotros tiramos a la basura o se les echa a los animales, que les permita, un día más, continuar con su trágico peregrinar. Son los refugiados que jamás encontraran un refugio digno de seres humanos. Ellos son como yo; como ustedes y vosotros; como los dueños de palacios, yates y aviones; son seres humanos hechos a imagen y semejanza de Dios, con la desgracia de haber nacido en África; si en vez de ser mujeres y hombres, fueran leones, ya habría algún organismo que les daría protección y… pero solamente son humanos nacidos africanos.

Publicar un comentario